14 de junio de 2016

Los videojuegos preparan el terreno para el futuro de la tecnología

Este es un hecho interesante que quizás algunos no conocían:

Las tarjetas gráficas (GPUs) que ofrecen gráficos ultra realistas en numerosos videojuegos, también ofrecen una gran eficiencia para las operaciones necesarias para Inteligencias Artificiales (IAs) y tareas predictivas de alta intensidad.

Gameplay en tiempo real de Final Fantasy XV

Gameplay en tiempo real de Final Fantasy XV

En el mundo del cómputo de alto desempeño, el poder de cómputo se mide operaciones de punto flotante por segundo (Floating Point Operations Per Second, FLOPS). La misma métrica que se emplea para determinar el rendimiento de las tarjetas gráficas, las cuales han mejorado mucho y rápidamente en los últimos años gracias a la industria de los videojuegos. Compañías, como Google y Facebook, han logrado crear inteligencias artificiales que parecen sacadas de ciencia ficción gracias a estos avances.

A partir del año 2007, se presentaron enormes avances en el diseño de tarjetas de video, con la búsqueda de renderizado 3D de alta velocidad para juegos que requieran renderizado en tiempo real. Este avance proporcionó un grandioso efecto secundario, velocidades increíbles en tareas de aprendizaje automático.

Hace un par de años, observamos cómo la inteligencia artificial AlphaGO de Google logró vencer al campeón mundial de Go, un juego de mesa de origen chino que tiene la fama de ser bastante complicado y con una inmensa cantidad de estrategias y combinaciones posibles (Para mayor referencia, les dejo el siguiente enlace). Para llevar a cabo dicha hazaña fueron necesarios 1202 CPUs y 176 GPUs.

Lee Sedol vs. AlphaGO

Lee Sedol vs. AlphaGO

Por lo tanto vemos que es cada día se fortalecen los lazos entre compañías como Google y Nvidia, para ofrecer avances en el campo de la inteligencia artificial. En una entrada de blog de Nvidia, se detalla el caso donde Google requería unos 2000 CPUs para su sistema de reconocimiento de imágenes cerebrales, sin embargo lograron recrear el desempeño de 2000 CPUs con tan solo 12 GPUs.

El actual proyecto DeepMind de Google, contiene una infraestructura de unos 176 GPUs y aseguran que otorga el rendimiento equivalente  a 29333 CPUs. Una cifra extremadamente eficiente.

¿Qué significa esto para tí?

Para aquellos que no se desempeñan como desarrolladores de IAs o como expertos en cómputo de alto desempeño, esto significa que cada vez que adquieren una nueva consola de videojuegos o compran una nueva tarjeta de video, apoyan a los fabricantes para que puedan seguir desarrollando nuevas y mejores tarjetas de video. Adicionalmente, así como cada vez exigimos videojuegos con mayor calidad gráfica, proporcionamos el impulso necesario para innovación en el campo de los GPUs.

Para nosotros, los amantes del software libre, significa un enorme progreso. La gran mayoría de tecnologías que soportan las IAs son Open Source, Tensorflow de Google, Big Sur de Facebook y CNTK de Microsoft, por nombrar a los grandes. Adicionalmente, todas estas alternativas funcionan en Linux, lo que obliga a los fabricantes de tarjetas de video a ofrecer compatibilidad para Linux. Llenando de esperanza a todos aquellos que esperamos poder disfrutar de videojuegos de forma nativa en Linux (recuerden además a Vulkan).

3

Así que aquellos que queremos jugar con resolución de 4K en pantallas gigantes estamos apoyando el progreso y la innovación tecnológica!

Let's block ads! (Why?)


Fuente: Desde Linux

0 comentarios: